Preparatoria Centenaria

00 Informador 2010

31 de Agosto 2014 Informador

31 de Agosto 2014 Informador

Por Jorge Pérez

Este año la Universidad de Guadalajara celebra el primer centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco

GUADALAJARA, JALISCO (31/AGO/2014).-  El templo de San Felipe Neri comenzó a edificarse en 1751, por Pedro Ciprés: su construcción duró casi cinco décadas. Los primeros días de agosto de 1850 se disolvió la congregación de los filipenses, que tenían su sede en el templo, y hasta 1866 éste pasó a manos de las Hermanas de la Caridad y de ellas a los jesuitas en 1904, quienes construyeron el segundo piso. Manuel de la Mora fue el ingeniero encargado de llevar a cabo la obra que terminó funcionando como colegio para niños y jóvenes, el llamado Instituto de San José. En ese periodo de 10 años el edificio fue modificado en su fachada: se cambia con un estilo francés neoclásico. Poco después, el 7 de julio de 1914, el instituto fue clausurado y el Gobierno del Estado comenzó a hacerse cargo del inmueble.

El gobernador Manuel M. Diéguez dispuso que en la parte Sur se estableciera la Escuela Preparatoria de Jalisco: la fecha en que celebra su aniversario es el 10 de septiembre. La parte Norte se convirtió en la Escuela Normal para Varones, misma que permaneció hasta el año 1926, cuando se movió a un costado del Teatro Degollado. A finales de 1925 la preparatoria se adhirió como propiedad de la Universidad de Guadalajara (UdeG): su alumnado apenas ascendía a 183 estudiantes. Hoy son más de 70 mil los egresados.

Fiesta por el centenario

En la sesión del Consejo General Universitario de la UdeG del pasado 17 de diciembre de 2013 se aprobó la imposición oficial de la leyenda “Año del Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco” a la firma de todo documento oficial universitario y con ello iniciaron los festejos por los 100 años de la Preparatoria de Jalisco.

El actual director, David Zaragoza, comenta que está en proceso la elaboración de un mural virtual de eméritos, en el que se podrá ver a los alumnos más destacados que han pasado por las filas de la centenaria escuela. “Todos nombres de calles”; entre los jaliscienses eméritos que pasaron por la EPJ destacan Adrián Puga, Ignacio E. Castellanos, Benjamín Sánchez, Pedro Martínez Rivas, Luis Barragán, Cuauhtémoc Gallardo, Elías Nandino.

La celebración se coronará con una escultura conmemorativa del logo, con una altura superior a los cinco metros, en la que se lee el número 100 y la palabra “centenaria”. El monumento se colocará en la plaza Agustín Rivera, frente a la puerta de la escuela, en la entrada de la plazoleta: la inauguración será el 9 de septiembre a las 19:00 horas, en una ceremonia que musicalizará la Banda de Música del Estado. Se planea que el edificio se sume a los inmuebles del Centro Histórico de Guadalajara que cuentan con una iluminación especial nocturna.

Pero estas labores no son las únicas que se llevan a cabo: “No por cumplir 100 años te bañas, te arreglas, no: la visión siempre ha sido mantener el edificio”, explica Zaragoza respecto al estado del inmueble: “Hubo un tiempo en que las paredes, puertas y, en general, las instalaciones daban tristeza. Estaban intervenidas, chorreadas, mal pintadas: las bancas de madera en el patio son las mismas de hace 100 años, y estaban arrumbadas, pintadas y empolvadas. Las instalaciones deben ser las apropiadas, mantenidas y cuidadas para hacer honor al edificio y así crear los ambientes de aprendizaje adecuados para que se dé la magia de la educación”.

El director se jacta de que en toda la escuela no hay un solo grafiti: “Hemos buscado crear un grado de civilidad para que respeten”. Como ejemplo del mantenimiento que han implementado, Zaragoza detalla que “fueron cuatro meses y medio raspando las 380 puertas de madera, algunas con siete capas de pintura de aceite, mismas que retiraron a mano para regresarles su dignidad, detallarlas como deben de estar para gusto, uso y disfrute de todos los universitarios”. Del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) fueron a evaluar las modificaciones, luego de supuestas acusaciones que denunciaban que estaban interviniendo el edificio; la dependencia dictaminó que son actividades de mantenimiento y de limpieza.

La ciencia vive en sus laboratorios

Los jesuitas intervinieron el inmueble no sólo en lo físico, sino también en lo escolar y adaptaron sus habitaciones en laboratorios de física, química e historia natural. “El laboratorio de física es la joya de la corona de la Escuela Preparatoria de Jalisco. Hace tiempo nos visitó una empresa alemana: vinieron para ofrecer sus productos y descubrieron que las piezas de museo que tienen en Alemania, en la EPJ están funcionando y en perfecto estado”. Los aparatos que están en el interior de este laboratorio son para hacer experimentos con los principios básicos de la física: condensadores, generadores de electricidad, aparatos para la descomposición de la luz, para registrar fenómenos ópticos, tubos de descarga de rayos catódicos o el prisma óptico de Newton.

Sin embargo, el encargado de este laboratorio, el profesor Martín Gerardo Herrera Sandoval, comenta que “mucho ya no se ve en el programa, es lamentable, yo trato de enseñárselos en los huecos que hay”. Materias como física, biología y química anteriormente se veían desde el primer hasta el cuarto semestre, ahora sólo son dos.

Pero respecto a los laboratorios, no todo se queda en la física, pues lo clásico y lo moderno conviven: hace tres años la preparatoria incorporó el laboratorio de robótica. Lo más llamativo en él es su impresora 3D, en donde se imprimen los diseños de objetos que los alumnos elaboran en un software especializado. Igualmente trabajan con pequeños robots. “Nos criticaron porque el laboratorio de robótica es caro, pero, ¿qué es caro en la educación? No hay esfuerzo barato o caro; hay esfuerzo. Es el primer Laboratorio de robótica de toda la red: son cerca de 75 alumnos los que toman clases ahí y la actividad en este laboratorio es extracurricular, es decir, son horas extra y los alumnos no van por una calificación, sino que asisten sólo por el aprendizaje. Eso es muy importante”, afirma el director.

Tesoros bibliográficos

En su monografía sobre la Escuela Preparatoria de Jalisco, Guillermo R. Encino destaca: “Mención especial merece la biblioteca del plantel, diseñada por los oratorios de San Felipe Neri, pero concluida por los sacerdotes jesuitas, tallada toda en madera de ébano, con sendos tornos, molduras y remates neoclásicos en sus añejas estanterías, que guardan libros sueltos, tomos y volúmenes ejemplares, ahora incunables, y que otrora fueron adquiridos por los padres filipenses”. Los libros que alberga el habitáculo no son precisamente incunables, sino libros en su mayoría del siglo XIX: el estado en que se encuentran no es idóneo, debido a las condiciones climatológicas y el polvo, ya que este tipo de material bibliográfico precisa cuidados más detallados en los que se regule la temperatura y la humedad, por ejemplo. Al respecto, David Zaragoza declara que “los fondos especiales no tienen ningún cuidado, y soy crítico”. Por ello se busca reubicar el acervo donde el ambiente esté más controlado, como lo es la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco.

Murales únicos

Guillermo Chávez Vega comenzó a pintar en 1978 el mural Universidad y educación popular en la escalinata principal del inmueble. Su temática es filosófica y política, y representa los valores de la ciencia, la cultura y la educación. Su técnica es el acrílico, con un estilo de muralismo tardío.

Un año después, en 1979, Jorge Navarro hizo lo propio para el Aula Magna: sus murales Los puntos cardinales, La casa de las transformaciones y Renace la serpiente evocan la iconografía azteca, que se mezcla con las tradiciones europeas y representan los antepasados de la cultura mexicana.

SABER MÁS

Algunos detalles

* La venta del inmueble en 1904 tuvo como beneficiaria a Margarita Pérez Verdía y le granjeó la cantidad de 60 mil pesos.
* El 16 de julio de 1872 Benito Juárez expropió el inmueble. Fue el 10 de septiembre de 1914 cuando Manuel M. Diéguez firmó su decreto número 29 en el que declara la creación de la preparatoria.
* La preparatoria nunca ha tenido en el nombre la palabra “Uno”, aunque erróneamente se le llame “Prepa Uno”.

COLAGE 001

15 de Septiembre Agosto 2014 Informador

15 de Septiembre Agosto 2014 Informador

Bienvenidos a la Historia de la Preparatoria de Jalisco desde nuestro FANPAGE

Bienvenidos a la Historia de la Preparatoria de Jalisco desde nuestro FANPAGE

Anuncios

Un comentario en “Preparatoria Centenaria

  1. La flamante y centenaria prepa de Jalisco

    Viernes, 29 Agosto 2014 por José M. Murià

    El 10 de septiembre de 1914, a los dos meses de que la Revolución Mexicana se apoderó de Guadalajara, que seguía aferrada al antiguo régimen, por obra y gracia de Álvaro Obregón y de su gente, uno de sus generales que se quedó como gobernador, se fundó la Escuela Preparatoria de Jalisco.

    Para ello tuvo a bien echar fuera a los jesuitas que se habían instalado en el antiguo Convento de San Felipe Neri. Respetó, eso sí, la iglesia adjunta que, por cierto, poseé una de las torres más bonitas de este país. Ésta sigue operando como tal, pero también podemos presumir que, desde entonces, la Escuela Preparatoria, con las mismas convicciones de la Revolución Mexicana: laica, libre y popular, sigue operando en el mismo sitio, habiendo dejado ya una enorme estela de un magnífico servicio a la comunidad jalisciense.

    Ha tenido épocas malas y peores, es cierto. Pero también podemos presumir y disfrutar que ha llegado a sus primeros 100 años de vida en condiciones espléndidas. Por lo que a mí respecta puedo decir que nunca había estado en mejores condiciones, al menos durante las casi seis décadas que tengo de conocerla: desde que tenía adosada en la calle Reforma la famosa Escuela Secundaria que conocíamos como la “Perrera” y se entraba a la prepa por la misma calle de San Felipe y no por la de González Ortega, como ha ocurrido también desde hace mucho tiempo.

    De un tiempo a la fecha, la directiva de dicha institución se ha preocupado por reanimar el edificio, modernizándolo sin agredir su carácter, pero haciéndolo más funcional. Quiero decir que, además del agua y jabón, la pintura el yeso y la mano de carpinteros y hasta de jardineros, el edificio está flamante, pero, además, el entusiasmo y el orden de los alumnos es ejemplar. El resultado son excelentes rendimientos académicos que hacen de ella una de las más acreditadas de toda la Entidad. Es una muestra palpable de que, cuando la educación pública se hace bien, resulta insuperable.

    He de confesar que haber participado en las primeras celebraciones del centenario de esta dependencia, por cierto muy bien organizadas y con actividades de gran categoría y resonancia, es algo que me llena de orgullo y satisfacción. He pasado ya por momentos incluso emocionantes rodeado por quienes hubieran sido mis compañeros y compañeras si hubiera nacido 55 años después. Es por ello que me tomé la libertad de cacarearlo con tanto entusiasmo. Al fin y al cabo es un producto de la ganadería académica a la que he pertenecido y perteneceré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s